Alternate Text

Comer frente a la televisión interfiere en la sensación de saciedad

miércoles 28 octubre 2020

Disfrutar de ver una película frente a la televisión mientras pica algo. ¿Cuántos de sus pacientes lo hacen de manera regular? Al paciente le puede parecer inofensivo. No hay duda de que usted ya sabe desde hace mucho tiempo que este aperitivo tiene todo tipo de consecuencias negativas para el metabolismo de su paciente y que no es tan inofensivo como se piensa. Sobre todo cuando se hace de forma regular Pero ¿sabía usted que picar sin poner atención a la comida también afecta a la sensación de saciedad? Una investigación reciente lo ha sacado a la luz, lo que hace que sea aún más importante indicar a sus pacientes las consecuencias negativas de esos " apetecibles" aperitivos frente a la televisión.

El estudio

En investigaciones anteriores, ya se dejó claro que cuando se presta mucha atención a ciertas cosas, hace que la entrada sensorial recibida sobre cosas a las que no se presta atención se limite al mismo tiempo que se procesa la entrada sensorial que pide mayor atención. Investigadores de la Universidad de Sussex han indagado por primera vez en si esto también se aplica a las señales sensoriales y nutricionales involucradas en la sensación de saciedad [1]. Parece ser el caso.

A los 120 participantes del estudio se les dio una bebida que saciaba poco (75 kcal) y una bebida que saciaba mucho, por un lado porque contenía más calorías (272 kcal) y por otro porque tenía una textura mucho más gruesa. Mientras tanto, a los participantes se les asignó una tarea que exigía mucho o poco de su atención. Por último, se les daba un aperitivo para comer.

En el caso de los participantes que se habían dedicado a la tarea que había exigido mucho de su atención, la cantidad de aperitivos que comían no estaba relacionado con la bebida que habían tomado antes. Comían la misma cantidad de aperitivos con la bebida que saciaba mucho que con la que saciaba poco.

Entre los participantes que habían participado en una tarea que había requerido poco de su atención, había una gran diferencia en la cantidad de aperitivos consumidos. Estos participantes registraron un cierto grado de saciedad y, como resultado, comieron menos aperitivos si se les había dado antes una bebida que les había saciado mucho.

Por consiguiente, los investigadores llegaron a la conclusión de que el procesamiento de los estímulos de saciedad depende de la cantidad de atención que se preste para atender a esos estímulos.

Conocimiento a través de la práctica

Dados los resultados de este estudio, alimentarse mientras se presta atención, es un acto importante y relativamente simple que influye positivamente en el metabolismo de su paciente. Asegura un mejor control del momento en que uno está saciado. Esto evita que se coma en exceso y, por lo tanto, que se aumente de peso. Además, comer prestando atención es relajante. Prestar mucha atención a lo que hay en tu plato y disfrutarlo también estimula el sistema nervioso parasimpático. Es esta parte del sistema nervioso la que es necesaria para la correcta digestión de los alimentos y por lo tanto para la absorción de los nutrientes. Comer mientras se presta atención es, por lo tanto, un acierto pleno

Fuente

[1]        Jenny Morris, Chi Thanh Vi, Marianna Obrist, Sophie Forster, Martin R. Yeomans. Ingested

but not perceived: Response to satiety cues disrupted by perceptual load. Appetite, 2020; 104813 DOI: 10.1016/j.appet.2020.104813

Internetbureau W3S

Bonusan.com/es utiliza cookies con el fin de mejorar la web y nuestros servicios y así poderle atender mejor. ¿Quiere saber qué cookies instalamos? Aquí encontrará más información.

Aceptar sólo cookies funcionales