Alternate Text

La influencia del reloj biológico en la recuperación

miércoles 22 julio 2020

Hay veces que se trabaja en las barreras del cuerpo queriendo, por ejemplo, restaurar la barrera intestinal, pero no Se logra el resultado deseado. Una de las causas puede ser la interacción entre la pared intestinal y el microbioma, el sistema inmunitario y el reloj biológico. En estas ocasiones, es bueno investigar cómo el biorritmo de su cliente puede estar dificultando la recuperación.

 

Biorritmo

El biorritmo tiene un papel clave en el éxito de su terapia. A veces no logra el resultado deseado, a pesar de sentir que ha agotado todas las opciones. Por ejemplo, ha comenzado un protocolo intestinal, pero parece que su paciente no progresa. En ese caso, es probable que algo esté ocurriendo con el biorritmo. En nuestro entorno moderno, puede verse afectado en todos los niveles.

 

Funcionamiento del reloj biológico

¿Qué necesita nuestro reloj biológico para funcionar correctamente? En cualquier caso, un ritmo natural de día y noche. En nuestra sociedad actual, esto no es factible para muchos; la luz artificial nos mantiene despiertos más tiempo durante la noche y la mayoría de la gente necesita un despertador para despertarse por la mañana. Entonces, es como si todas las alarmas sonaran a la vez y entráramos inmediatamente en el modo estrés. Cuando aún vivíamos entre la naturaleza, dormíamos con el ritmo de la luz y la oscuridad y nos despertaba el sol. Esto activa la Respuesta Matutina de Cortisol (CAR, de sus siglas en inglés) en el cuerpo, lo que falta cuando nuestro cuerpo sale abruptamente del estado de sueño con el despertador.

 

El Cortisol

El Cortisol es una hormona del estrés que, en circunstancias normales, aumenta lentamente en el transcurso de la madrugada y nos prepara para despertar. Después de un buen descanso nocturno, los niveles de cortisol continúan aumentando hasta alcanzar su punto máximo unos treinta minutos más tarde. Alrededor de la hora del almuerzo, los niveles de cortisol ya se han reducido a la mitad. La contraparte del cortisol, la "hormona del sueño" melatonina, tiene un ritmo completamente opuesto. Juntas, regulan nuestro ritmo de sueño y vigilia. El día y la noche, por supuesto, no son los únicos factores que impulsan nuestro biorritmo. Hay innumerables factores que tienen influencia en esto. Por ejemplo, el sistema inmunitario y la flora intestinal también están estrechamente vinculados al biorritmo, y se influyen mutuamente de forma continua.

 

Trastornos del biorritmo

En nuestra sociedad, en la que todos tenemos el mismo reloj, a menudo resulta difícil escuchar nuestro biorritmo. Los trastornos del biorritmo parecen tener grandes consecuencias: exacerban el estrés, la ansiedad, la depresión y el neuroticismo, aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, dificultan la digestión y llevan al encogimiento cerebral. Los trastornos del biorritmo también afectan la efectividad de todas las intervenciones posibles, incluido el protocolo de reparación intestinal. Los trastornos del biorritmo en el intestino se asocian a un mayor riesgo de aumento de la permeabilidad intestinal, colon irritable, colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn. Esto ha sido demostrado por las investigaciones realizadas en relación al cambio de hora al horario de verano o invierno. El biorritmo humano se aplica a todo el mundo y usted podría preguntarse con razón si existe algo como "gente de mañana" y "gente de noche". Nuevas investigaciones hacen que esta pregunta sea reformulada cada vez más. Puede haber una diferencia de una hora, pero las personas que orgullosamente proclaman no necesitar muchas horas de sueño quizás tengan un problema con su biorritmo. Y lo notarán a medida que envejezcan.

 

Conocimiento a través de la práctica

El análisis y las intervenciones al biorritmo deben ser parte de todos los tratamientos. Si encuentra un obstáculo en su consulta y la recuperación de su paciente se ve pausada, es buena idea revisar el biorritmo de su paciente: es probable que esta sea la causa de una recuperación dificultosa de otros trastornos.

 

Natura Foundation. Circadiaanse ritmes en aandoeningen in de darm. Natura Foundation. 2019. https://www.naturafoundation.nl/kenniscentrum/artikelen/20596/circadiaanse-ritmes-en-

Föh, B. et al., Seasonal Clock Changes Are Underappreciated Health Risks—Also in IBD?, Front. Med., 09 May 2019, https://doi.org/10.3389/fmed.2019.00103

Natura Foundation. Immuunsysteem, microbioom en biologische klok. 2018 http://www.naturafoundation.info/?objectID=19291&page=47

Internetbureau W3S

Bonusan.com/es utiliza cookies con el fin de mejorar la web y nuestros servicios y así poderle atender mejor. ¿Quiere saber qué cookies instalamos? Aquí encontrará más información.

Accepteer Alleen Functionele Cookies